QUÉ TIENEN EN COMÚN LA PIEL, EL SOL Y LA INMUNIDAD

Nuestra piel tiene importantes funciones, no sólo es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, sino que también es uno por el que más preocuparnos, ya que tiene un peso muy importante a nivel estético y belleza exterior.

La piel es además la primera barrera de nuestro sistema inmune, pues gracias a que es un tejido que tiene muchas capas impermeables y a que su capa más externa está formada por una capa lipídica, la piel nos protege de la entrada de patógenos, que son enemigos de nuestra salud.

También nos protege de hongos y parásitos, evita la pérdida de agua desde el interior, y, a nivel estético, esta capa de grasa es la que nos ayuda a mantener la piel realmente hidratada.

Una piel en buenas condiciones es la que mantiene íntegras todas sus capas. La capa más externa no sólo se mantiene con cremas hidratantes ya que, como hemos dicho, se conforma de grasas, y esas grasas no se pueden conseguir de otra forma que con una alimentación que proporcione un buen aporte de ácidos grasos esenciales que están presentes en los pescados, principalmente azules, y otros alimentos vegetales como las nueces, las semillas, el coco o el aguacate. Estas grasas van a todas las células del cuerpo, y favorecen la integridad celular, por supuesto también la de las células de la piel.

Pero además, gracias a la piel, el cuerpo obtiene la importante Vitamina D, que es más bien considerada una hormona que participa en múltiples procesos de nuestro cuerpo, entre ellos, la inmunidad. Por este motivo, en invierno también estamos más susceptibles a resfriados, virus, y otros “BAJONES DE DEFENSAS”.

Necesitamos el sol para sintetizar Vitamina D en nuestra piel, y en época invernal, cuando no es fácil tomar ese mínimo de 15 minutos recomendado, muchas veces tenemos que suplementar este importante vitamina para cuidar, no sólo nuestra piel, sino todos nuestros órganos y sistemas corporales.

Así pues, la piel, la Vitamina D, el sol y la inmunidad, están todos conectados y funcionan a la perfección para protegernos.

Cuando pienses en cuidar tu piel, piensa en todas estas funciones y nutrientes, no sólo en las cremas. Nuestra piel necesita nutrirse por fuera y por dentro.

Martha Bolívar- Nutricionista lntegrativa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR